José Domingo Ulloa y el camino al extremismo.

Es incorrecto decir que ISIS no es musulmán y es extremadamente contraproducente separarlos de dicha religión. Si ignoramos las raíces religiosas de este problema nos es imposible entender la gravedad y extensión del mismo. Porque su ideología, creencias y sus objetivos son enteramente religiosos. Estos encajan en un marco islámico, un marco extremista pero inherentemente islámico y sobre todo, sus justificaciones son enteramente teológicas.

Si lo disociamos del Islam, tendríamos que explicar sus motivos y acciones en términos completamente distintos e inclusive subjetivos, argumentos como “Odian al occidente porque no saben como realmente es”, “Son pobres, discriminados y marginalizados y por eso recurren a la violencia”, “Solo responden a la ocupación de Iraq o al colonialismo Europeo” o “Es por el petróleo” y así sucesivamente.

Algunos de esos elementos no pueden ser negados, la marginalización, ignorancia, pobreza y venganza son ciertamente catalizadores. Pero la mayor y principal razón, sobre ninguna otra son sus creencias religiosas. Si eres no religioso como yo solamente podrás entender la extensión del problema imaginando el mundo desde el punto de vista de un fundamentalista.

Una vez lo hagas, entonces tendrá sentido, esta reflexión es intercambiable con todos los tipos de fundamentalistas de cualquier denominación, puede inclusive ser mas fácil de entender si profesas alguna religión abrahámica.

 

Si yo creyera que el mundo esta llegando a su fin y que solo obedeciendo las leyes de la deidad todopoderosa que todo lo ve y todo lo sabe en orden de alcanzar el paraíso eterno, haría lo que sea para estar de su lado.

Ya sea matar a otros, porque no? El mundo físico es temporal, es mi deber, mi llamado, mi justificación y mi salvación. No tiene sentido no dar la vida para alcanzar la vida eterna en el paraíso. Los no creyentes, no saben nada, no lo sienten, no han escuchado el llamado o peor son del lado del maligno y por consiguiente mi enemigo.

 

Así es como ves el mundo y así es como lo entiendes, la violencia tiene lógica. Tiene entonces sentido sus acciones y las de los fundamentalistas de cualquier especie.

Ahora viene lo difícil y sensitivo, como entran los moderados en el panorama. Ya sean cristianos, musulmanes o judíos. Porque los fundamentalistas siempre argumentan y con mucha razón que las creencias de los moderados son tan distantes del mensaje y significado original que estos no pueden ser considerados cristianos, musulmanes o judíos reales en el estricto sentido de la palabra. En orden de lograr un islam, cristianismo o judaísmo aceptable en la sociedad occidental se ha tenido que reformar y adaptar dichas doctrinas de tal forma que no hacen sentido comparadas a sus versiones originales.

El cristianismo Panameño es el ejemplo perfecto, la iglesia esta perdiendo influencia y el “pataleo de ahogado” cada día se torna mas alto y dañino a la sociedad con peligrosas luces de extremismo. Hace 15 años solamente era casi imposible no encontrar tranques cada hora hasta el mediodía cada domingo en frente a la iglesia del Carmen en vía España, hordas de carros luchaban por conseguir estacionamiento y era tal la afluencia que llegar 15 minutos tarde significaba escuchar el servicio de pie, hoy día no es así allí y en ninguna. El sacerdote predicaba que el cristianismo nos enseña igualdad, libertad y amor para todo el mundo incluyendo a los miembros de otras religiones. Pero tomen un momento y lean la biblia, ese no es el mismo mensaje. Nos manda a cometer genocidio en nombre de la fe, un genocidio como el ocurrido a nuestros pueblos originarios hace 5 siglos. Un cristianismo inherentemente brutal, hipócrita, racista, violento y ajeno a nuestro modo de vida que simplemente dejo de tener sentido. Los escándalos, la libertad de conocimiento que nos trajo el internet hicieron que muchos abrieran los ojos y no siguieran ciegamente a sus antiguos lideres mermando la antes mencionada asistencia.

Es así como llegamos al 16 de Marzo de 2016, el Sr. José Ulloa, arzobispo de la iglesia católica se expresa en contra al aborto terapéutico, poniendo en riesgo la vida de miles de panameños que aun siguen creyendo que haciendo caso al representante oficial de Dios en la tierra podrán alcanzar la vida eterna condenando al país a sufrimiento, gastos y muerte en muchos casos de forma innecesaria. Ir en contra de la lógica, razón y bienestar de la población, tristemente apoyado por el ejecutivo. Esto es Extremismo. La misma intolerancia que se fuerza al cambio y a la razón y prefiere mantener a un pueblo ignorante sujeto a la promesa de una posible vida eterna en el paraíso después de morir dejando a un lado la real y alcanzable posibilidad de vivir en un mejor Panamá.

En otra arista, tenemos a los musulmanes panameños, muchos no rezan 5 veces al día, no tienen múltiples esposas ni tampoco siguen la ley sharia, muchos son abogados reconocidos en el país y porque ? Porque se han adaptado a nuestra sociedad, a nuestras reglas de sobrevivencia pacifica. Muchos leen la biblia, corán y la torá y sin expresarlo en publico internamente piensan cuan ajenos son a esas doctrinas originales de la propia, justificando que ya no es así en nuestra sociedad. Pero el peligro radica en permitir que estas influencias se mezclen en la vida publica y académica abriendo el camino para que aquellos sin acceso a información puedan interpretar esas escrituras al pie de la letra. Una policía que pregona “dios y patria”, textos escolares que tergiversan la realidad y adoctrinan a nuestra juventud a nivel estatal con nuestros impuestos, tierras y patrimonio regalados ya no al servicio del pueblo si no de Ulloa y compañía.

Es por esto que debemos con madurez y objetividad aceptar el problema de la influencia publica de la religión en el mundo actual y en Panamá, cada quien tiene derecho de explorar su espiritualidad y creer en lo sobrenatural por mas ridículo que le parezca a muchos, creer en el Dios que quiera y como quiera pero permitir que cualquier individuo bajo el supuesto manto divino nos aconseje o quiera imponer su agenda, que nos engañemos al decir que estos terroristas no son realmente musulmanes es engañarnos a nosotros mismos y tratar de tapar del sol con un dedo. Si lo seguimos haciendo limitamos nuestro entendimiento de un grave problema que siempre puede ser peor y facilita que estos utilizan el argumento de nosotros contra ellos en vez de aceptar que somos todos iguales.

No podemos permitir convertirnos en un caldo de cultivo para la violencia y segregación de un país, debemos luchar por la separación de iglesia y estado antes que sea tarde y nos encontremos en una situación peligrosa localmente.

  • Rigoberto Andrion

    Q clase de extremista, fundamentalista y sectario escribe esto? Serà q sus argumentos son vàlido basado en la desacreditaciòn o de la descalificaciòn de los demàs?
    Si èl no es creyente, ese es su problema.
    No absolutize a los demàs, estimado conciudadano!