Léon III couronne Charlemagne empereur

Los peligros de un estado confesional

1.     El totalitarismo, ya que las creencias religiosas se quieren inmiscuir en la vida privada de la persona, dictándole cuantos hijos o hijas pueden tener, el método de contracepción que pueden utilizar, su sexualidad, etc.

2.     El irrespeto, menosprecio, exclusión de las minorías.

3.     La imposición del dogma católico a todos los que no son católicos.

4.     La imposición de los dogmas por encima del pensamiento científico, como la evolución, la experimentación con células madres, la creencia en demonios y en una posesión demoniaca, etc.

5.     La marginación de la sociedad a toda visión progresista de la sociedad, manteniendo a la gran mayoría en la ignorancia: como la oposición a la educación en salud sexual y reproductiva.

6.     Al promover el pensamiento mágico-religioso, se le inculca al individuo que puede cambiar su realidad simplemente gracias a rituales o pensamiento mágicos como leer la biblia, rezar, o el espíritu santo; todo esto hace que no busque una solución real a su problema, que no se empoderen.

7.     Es una limitante al desarrollo intelectual, ya que muchos sólo leerán los libros sagrados o los libros “permitidos”, alejándose de un acervo cultural invaluable, por encontrarlos contrarios a los dogmas de la iglesia.

8.     Limita su visión del mundo ya que para ellos “la verdad” es lo que concierne su religión, y ni buscan informarse de otras perspectivas o visiones del mundo, puesto que la suya es la “correcta”.

9.     Es un caldo de cultivo para la intolerancia, para las guerras porque se les inculca que su religión es mejor que la de los demás, que ellos son los que tienen la razón, y todo el resto del mundo está equivocado.

10. Motiva a la exclusión y el rechazo de una parte de la nación, como lo son las comunidades de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgéneros,travestis, e intersexuales – LGBTTI, a quienes se les crítica, rechaza y excluye, hasta se le niegan sus derechos fundamentales.

11. Espacios de corrupción porque muchas iglesias faltan de transparencia financiera, ya que no pagan impuesto, se pasan solicitando dinero y no rinden cuentas.

12. Promueven un pensamiento machista, y apoyan el sistema patriarcal, ya que según algunas interpretaciones las mujeres deben estar supeditadas al hombre, quien es el jefe de familia (en algunos casos los libros sagrados castigan solo a la mujer por adulterio, apedreándola), y según los más conservadores, las mujeres debemos quedarnos en casa y ocuparnos de la familia.

13. Enseña a discriminar, excluir, juzgar y a criticar a todos aquellos que no siguen dogmas o preceptos de su iglesia o de su religión. A estos se les dice hereje, que irán al infierno, o se les tilda de satánicos, o como persona non grata.

14. La religión y su estructura eclesiástica han sido y son un obstáculo al respeto del Estado de Derecho, ya que algunas de sus autoridades se sienten que están por encima de la Ley. Cuando uno de sus miembros viola la ley, lo encubren y se hacen cómplice de esos delitos, hasta le permiten seguir dando misa (ver el caso del Sacerdote González de Santiago en Panamá). Tenemos como ejemplo los miles de niños y niñas víctimas de abusos sexuales por parte del clero, en todo el mundo, siendo esto solo la punta del iceberg, ya que esos son los que se atreven a denunciar.

15. La impunidad del castigo debido al poder y la influencia de la iglesia, ya que muchas personas no se atreven a denunciar por no ser excluidos de sus respectivas comunidades religiosas.

16. La religión se utiliza como un instrumento de manipulación para sacarle dinero a los fieles, y que unos cuantos bellacos se hagan ricos.

17.  LLeva a una gran parte de la gente a vivir con sentimientos de miedo, de culpa y en general de inadecuación.

18.  No permite que el individuo experimente a plenitud toda la gama de sus emociones, ya que hay algunas emociones que son consideradas como “pecaminosas, o incorrectas”, como la ira, el enojo, etc.

19.  Las personas viven con mascaras porque se les empuja a querer ser “perfectas” y no se les acepta con sus cualidades y defectos, ya que todo es visto como”pecado”.

20.  Algunas empujan a que mujeres y hombres vivan en matrimonios infelices, “porque el matrimonio es para toda la vida”, aunque exista maltrato, abuso o infidelidad.

Sobre el debate de la moralidad, ya varios pensadores antes de que existiera el cristianismo, establecieron las bases de nuestra moral social, para que cada uno viva en paz y tranquilidad debe seguir el siguiente mandato: “No hagas al otro lo que no quieres que te hagan” Confucio, o “Trata a otro como desearías ser tratado”, Buda.

Tenemos también los mandamientos ateos, y estos son:

1. Ten la mente abierta y muéstrate dispuesto a alterar tus creencias si hay pruebas nuevas.

2. Busca entender qué es lo que es más probable que sea cierto en vez de creer lo que desearías que fuera cierto.

3. El método científico es la forma más confiable de entender el mundo natural.

4. Cada persona tiene derecho de controlar su cuerpo.

5. Enseña a tus hijos e hijas a amar y a respetar, y sobre todo a como pensar por ellos mismos.

6. Sé consciente de las consecuencias de todos tus actos y reconoce que debes responsabilizarte por ellos.

7. Trata a los demás como quieres que te traten y como puedes creer razonablemente que quieren que los traten. Piensa en su punto de vista.

8. Tenemos la responsabilidad de considerar a los demás, incluso a las generaciones venideras, por eso debemos cuidar todo el medio ambiente.

9. No hay una sola forma correcta de vivir.

10. Haz que el mundo sea un lugar mejor que como lo encontraste.

Infelizmente,los partidos políticos y los movimientos conservadores de derecha han querido mantener al pueblo en la ignorancia, promoviendo el pensamiento mágico – religioso y una visión de resignación frente a las injusticias sociales y los abusos de poder, porque esto conviene al gran capital, y a sus aliados. Todo esto constituyen grandes obstáculos a la implementación de una cultura laica, y a la consolidación de un Estado Laico en el país.