Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Fui a la iglesia de pequeño todos los domingos y cada vez que llegaba a la parte del titulo (acto penitencial), no podía dejar de pensar porque mi culpa si yo estoy seguro que no había hecho nada, era algo que  pensaba ? algo que no hice ? me martillaba la pregunta cada vez que lo recordaba, hasta que un domingo me rehusé a repetirlo, era mi forma de rebelión y al mismo tiempo pensaba  si estaba haciendo exactamente lo que constituía eso que llevaba a esa culpa, al ver que no sucedió nada y  ya en la parte cultista de la misa, donde todos repiten en conjunto después del cura, en cada final de las oraciones me decía algo gracioso en mi cabeza, recuerdo en especial pensar “una vez decepcionados que no paso nada siguieron a la próxima oración” justo al terminar de decir eso un sentimiento de miedo y terror me abrumo pero en vez de resumir, pedir perdón y continuar recordé lo que me sucedió en la clase de karate el viernes anterior. Practicando con un compañero combate, (el) me lanzo un puñetazo con la mano derecha e instintivamente mi cuerpo reacciono automáticamente y bloqueé el golpe con la izquierda, me sentí orgulloso de mi mismo, no lo podía creer, pensé en eso todo el fin de semana y me sentí orgulloso al ver que el entrenamiento había hecho eso posible y fue allí donde me di cuenta de que había sido lavado de cerebro.

Entendí que tan increíble y eficaz es el miedo como herramienta y las condiciones que se necesitan para entender cuando un proceso mental es producto de un condicionamiento. Es fácil entonces deducir porque era tan prevalente la influencia de la religión ante una población no educada, conlleva una madurez emocional darse cuenta que conductas son producto de una serie de condiciones en nuestro entorno, porque no nos gusta cierto tipo de música por ejemplo, es porque lo asociamos con una actividad que no nos agrada, porque nos recuerda un evento ? etc. Sea cual sea la razón si encontramos y aislamos dicha razón podemos redescubrir el genero o la condición que se nos plante. Ahora bien, con las conductas, culpas y pensamientos no es tan sencillo pues debemos primero identificarlos y tener control de tomar una nueva acción.

La culpa es popularmente utilizada como justificación, el gran temor a dios, la humildad, poner la otra mellija, somos culpables de solo existir según el dogma cristiano. Que mejor forma de oprimir el pensamiento claustrando toda intención fuera de las presentada con miedo a la perdición. Hay un gran peligro entonces en continuar la adoctrinación de niños pequeños pues se enseña que la fe es una “virtud”, pero no necesitas evidencia para tener fe, que pasaría si hoy día, ya adulto alguien te dice tienes que creer y hacer lo que lord glob que vive en la dimensión glib dice, para que puedas al morir ir también a glib con el, claro que le dirías que es una buena historia de ficción mas dudo que alguien le haría caso, un niño por el otro lado creería ciegamente si viene de sus padres.

Esta conducta sienta las bases para al abuso, el extremismo y problemas psicológicos en la población, es por ello que aun y cuando ilógico, irracional y a todas luces erróneo muchos religiosos dicen que es su fe y es su derecho mas no se dan cuenta de como llegaron a esta conclusion, el sesgo de confirmación les impide ver mas allá y es fácil de entender es por eso que el primer paso para abrir los ojos es una introspección y un análisis propio mas que el ataque a los lineamientos pues esos que están dentro del culto lo ven como una extensión de si, el peor daño de la religión en general es el adoctrinamiento y lavado de cerebro de menores sin criterio.

Es increíble ver como se crean facciones sobre que religión es la correcta o no, ver a Edwin Álvarez hablar de los condenados que no están presentes en su “culto” y a su vez ver a su séquito bailar quasi-epilepticamente, ver a otros matar por que fantasía es la correcta, esa es la fe. No es necesario tenerla cuando se tiene sentido común y valores,  no tienes la culpa mas que de tus acciones, has que valgan la pena, ese valor solo se lo das tu.

  • Ricardo

    Después que los jóvenes son predicados toda la religión, va y es la misma madre, o el mismo padre o profesores, o curas los que al equivocarse, muestran las primeras incógnitas de fe! Se equivocan porque somos humanos y todos cometemos errores. el peor es exigirle a alguien que vaya a contarle sus acciones a donde un hombre que hiede, que esta vestido de mujer y que te va a decir que reces dos avemarías para absolverle. No que solo juzga Dios?… los ritos religiosos son un daño para la salud de la sociedad.

  • Mela Torres

    Estoy en desacuerdo con la material Religión en los colegios. Creo que las doctrinas religiosas (ya que no se pueden erradicar) es preferible que se aprendan en casa.